German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 245:

“Se han realizado varios proyectos de investigación sobre si realmente llegó a existir el profeta Mahoma. ¿Qué opina sobre este asunto?” [T]

 

Respuesta: Es verdad que actualmente se está investigando mucho sobre la figura histórica de Mahoma. Recientemente, en su obra Wer waren Jesus und Muhammad? Ihr Leben im Vergleich [¿Quiénes fueron Jesús y Mahoma? Una comparación de sus vidas] (Freiburg, Herder 2011), Joachim Gnilka resume el estado actual del debate en los siguientes términos: “Quienes desde fuera se acercan a esta cuestión se quedan perplejos. El estado de los trabajos sobre la crítica del Mahoma histórico es parecido al de la investigación sobre la vida de Jesús realizada desde el siglo XIX. Las posiciones no pueden ser más divergentes. Por una parte, se mantienen las antiguas tradiciones. Probablemente, esta es la posición de la mayoría de los investigadores musulmanes, pero también de algunos islamólogos occidentales. Los representantes de la posición opuesta cuestionan la existencia histórica de Mahoma. Esta posición reviste diversas formas. Entre los dos extremos existe una variada gama de posiciones” (p. 246). Un ejemplo de la “posición que niega la existencia de Mahoma” se encuentra en Karl-Heinz Ohlig. Según él “el islam tiene su origen en Mesopotamia oriental. Estos orígenes se relacionan con un predicador en lengua aramea cuyo nombre no conocemos. A él le siguió un profeta ‘árabe’ cuyo nombre también desconocemos. En aquel tiempo la región siria estaba aún dominada por un cristianismo pre-niceno que constituye el rechazo del primer Concilio de Nicea (325 d.C.) en el que se había proclamado la divinidad de Cristo”. Ohlig cree que “el califa Abd al-Malik, que construyó la Cúpula de la Roca en Jerusalén y que acuñó monedas, era aún un cristiano pre-niceno. El Mahoma que aparece en sus inscripciones y monedas no se refiere al profeta islámico sino a Jesús. Mahoma no debe considerarse un nombre propio sino un título que significa ‘El que debe ser alabado’. A partir de la segunda mitad del siglo VIII, tras la fusión de tradiciones árabes y cristianas, surgió una nueva religión, y el título ‘Mahoma’ se interpretó como el nombre propio de un profeta, pero se trata de una mera ficción (cf. Ohlig [ed.], Der frühe Islam [El islam primitivo], Berlin 2007, pp. 327-361). Mahoma nunca existió” (Gnilka, p. 246s).

 

Tilman Nagel critica este modelo que niega la existencia del profeta Mahoma: “Eliminar a Mahoma de la historia crea más problemas que los que se pretende solucionar... puesto que en ese caso se plantea la cuestión mucho más difícil de explicar cómo Mahoma, que acaba de ser expulsado de la historia, llega a entrar finalmente en ella como una figura muy poderosa”. Además, son muchas las cosas que tienen que explicar los que sostienen que “algunos reunieron y crearon un relato con una historia de 150 años, con miles de actores de diversas tradiciones políticas y religiosas disputando entre sí, con interpretaciones diferentes y con el mismo acontecimiento central” (cf. Tilman Nagel, Muhammad. Leben und Legende [Mahoma, vida y leyenda] Munich 2008, pp. 719 y 839). Yo comparto la opinión de Nagel.

 

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?