German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 261:

La pregunta consta de tres partes:

a.  ¿Existe un método común que me ayude a citar el Nuevo Testamento como cito el Corán?

b.  Como sabe, poseemos ciertos criterios a los que recurrimos cuando queremos entender un texto del Corán. Si seguimos estos criterios en nuestra interpretación, se considera válida en la tradición islámica. ¿Ocurre también lo mismo, mutatis mutandis, en el caso de la tradición cristiana?

c. ¿Ocupa el Nuevo Testamento la misma posición en la teología y la reflexión teológica cristiana como el Corán en la teología y la reflexión teológica islámica?

 

Respuesta: 

 

a.  ¿Existe un método común que me ayude a citar el Nuevo Testamento como cito el Corán?

 

Los veintisiete libros que forman el Nuevo Testamento poseen un título comúnmente aceptado y se imprimen según un orden determinado. Cada título tiene su abreviatura correspondiente, que varía de un grupo de lenguas a otro. Lo mejor es mirar el comienzo de una edición impresa del Nuevo Testamento, donde aparece la lista de todos los libros y las abreviaturas correspondientes. Normalmente, también se encuentra el número de la página del inicio de cada libro en la edición que se esté usando. Cada libro está dividido en capítulos y versículos, de modo que puede hacerse una cita con toda precisión. Por ejemplo, el Evangelio de Lucas se abrevia en español con las siglas «Lc». Luego le sigue el número del capítulo separado por una coma del número del versículo. Así, para referirse al versículo treinta y tres del capítulo siete del Evangelio de Lucas, se escribirá Lc 7,33.

 

b. Como sabe, poseemos ciertos criterios a los que recurrimos cuando queremos entender un texto del Corán. Si seguimos estos criterios en nuestra interpretación, se considera válida en la tradición islámica. ¿Ocurre también lo mismo, mutatis mutandis, en el caso de la tradición cristiana?

 

A lo largo de los siglos, las diversas partes de la familia cristiana han elaborado muchos modos de interpretar las Escrituras. Pueden centrarse en el análisis lingüístico, en la interpretación alegórica o en la crítica estilística, de las formas o de los niveles de redacción de un texto determinado, por mencionar solo unos cuantos. Todo estudioso serio que quiera interpretar las Escrituras cristianas debe conocer las lenguas originales y los métodos pertinentes para realizar un comentario, que, luego, se somete a la valoración crítica de los especialistas. Tradicionalmente se hace mediante la publicación del comentario con extensas notas a pie de página en las que se explica cómo se relaciona con las posiciones de autores anteriores o contemporáneos. Los especialistas analizan el libro, y del acuerdo entre ellos emergerá una orientación sobre su autoridad científica. Después, el cristiano o la comunidad eclesial tendrán que decidir qué interpretación seguir. Estas posiciones son susceptibles de revisión, puesto que están abiertas a las aportaciones de nuevas investigaciones. Las iglesias pueden definir la gama de posiciones que encuentran aceptables para sus miembros.

 

c. ¿Ocupa el Nuevo Testamento la misma posición en la teología y la reflexión teológica cristiana como el Corán en la teología y la reflexión teológica islámica?

 

Esta es una pregunta de gran importancia. En la religión islámica, el Corán es la Palabra de Dios enviada (tanzil) al corazón del profeta Mahoma (la paz sea con él = psce), que es su receptor, en modo alguno su autor. Esto le otorga al Corán una autoridad exclusiva como depósito escrito de la Palabra de Dios en árabe. La tradición cristiana no tiene ninguna analogía equivalente a este aspecto de la tradición islámica. En la tradición cristiana, Jesús mismo, como la Palabra de Dios, es la plenitud de la revelación. El Nuevo Testamento consta de diferentes tipos de literatura, y cada uno de ellos es una expresión de la vida y la enseñanza de Jesús que emerge de la fe sus seguidores inmediatos. Los diferentes tipos de literatura son, por ejemplo, los evangelios, la historia y las cartas personales. Quienes han producido estos documentos son autores humanos, que los escribieron bajo la influencia de la inspiración divina para varias comunidades de lectores de acuerdo con su particular pensamiento teológico. Entendemos mejor los Evangelios, por ejemplo, si los consideramos como el testimonio de las primeras generaciones cristianas de su fe en la en las enseñanzas y las acciones del Señor Jesús. De ahí que los Evangelios y otros escritos del Nuevo Testamento ocupen una importancia central en la teología y  en la reflexión teológica cristiana, pero no ocupan la misma posición que tiene el Corán en la tradición islámica. El islam y el cristianismo tienen paradigmas teológicos diferentes.  

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?