German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 272:

¿Por qué tuvo Jesús que ser crucificado?

 

Respuesta:

La cita siguiente del Tema 3 es una buena respuesta a esta pregunta:

 

La vida de Jesús es en sí misma liberadora y redentora. Mostró una libertad interior hacia la práctica de la ley religiosa de su tiempo, interpretándola, en parte, como algo contrario a la voluntad originaria de Dios y como ley que, por tanto, cargaba fardos innecesarios sobre la gente (cf. Mt 11,28; 23,4; Lc 11,46). Esta forma de ser, conjuntamente con la fidelidad con que revelaba el verdadero rostro de Dios como padre que ama a todos sin condición, le provocaron la hostilidad de los líderes de su pueblo. En colaboración con quienes se habían sentido desilusionados, estos líderes lo condenaron a muerte. Lo entregaron al poder de los romanos, que lo ejecutaron según sus leyes, usando el tradicional y cruel castigo de la crucifixión. La muerte violenta de Jesús fue la inevitable consecuencia de todo cuanto había realizado durante su vida.

 

La muerte de Jesús puede también entenderse, precisamente, como una consecuencia intrínseca y profunda de este amor auténtico, por lo que la visión fundamental de Jesús no es desautorizada por la cruz, sino que, más bien, se ve así corroborada. Quien ama y actúa con bondad hacia otra persona, sin exigir condición alguna para demostrar su amor y su bondad, se pondrá de su lado, a pesar de las circunstancias cambiantes, y le mostrará toda su lealtad cuando – y sobre todo – se halle en peligro. Quien ama como lo hace Jesús, no huye del sufrimiento ni lo reprime, sino que lo comparte, mostrando compasión, cuyo significado literal es, precisamente, padecer con.

 

Esta cita nos lleva a entender la crucifixión de Jesús como la consecuencia de su vida y de sus acciones. Como resultado de lo que dijo e hizo, Jesús se convirtió en el blanco de la envidia, del odio y del rechazo de los líderes religiosos. De acuerdo con el modelo normal de la interacción humana, la oposición violenta a Jesús debería haber provocado una reacción violenta. Los discípulos podrían haber luchado para proteger y salvar a Jesús. Pero él no les exhortó a responder de este modo. En lugar de ello, se dejó apresar y matar sin hacer el más mínimo esfuerzo por vengarse. El Evangelio de Lucas dice incluso que Jesús perdonó a quienes le crucificaban (Lucas 23,34). Este mismo Evangelio también nos dice que después de resucitar, Jesús se apareció a sus discípulos transmitiéndoles un mensaje de paz y de perdón (Lucas 24,36).

 

Con esta respuesta de Jesús al sufrimiento y a la muerte, rompe el círculo del odio y la venganza. La propia entrega de Jesús a su muerte abrió el camino para que otros soportaran el sufrimiento, el rechazo e incluso la muerte que puede provocar una vida de servicio comprometido. Gracias a que Jesús no realizó acción violenta alguna contra sus enemigos, sus seguidores encuentran la fuerza que necesitan para luchar por la justicia y la paz en el mundo sin esperar el reconocimiento y el éxito inmediatos. Ellos reciben la visión y el compromiso de luchar incluso ante la oposición violenta. 

 

La respuesta escueta a la pregunta «¿por qué tuvo Jesús que ser crucificado?» es que no era necesario, pero con su disposición generosa a ser injustamente crucificado rompió las cadenas que mantenían atada a la humanidad en un círculo vicioso de violencia y venganza.

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?