German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 274:

¿Por qué necesita Dios a Jesús, su Hijo, para perdonar el pecado, dado que él es todopoderoso, magnánimo y misericordioso?

 

Respuesta: 

Puede resultar de utilidad leer el modo en el que el Tema 3 aborda esta cuestión:

 

En realidad, la fe en la redención mediante la cruz ha conducido a ciertas concepciones cuestionables y a formas insanas de práctica religiosa. La glorificación espiritual del sufrimiento (el dolorismo) lleva en ocasiones al masoquismo, al ideal de una obediencia pasiva, a una mentalidad que convierte la justicia divina en una especie de facturación, a la exigencia de la reparación mediante el sufrimiento voluntario de un castigo en beneficio de otros, etc. Podríamos añadir a esta categoría la forma en que algunos líderes revolucionarios contemporáneos elogian el sacrificio absoluto de la vida en la lucha santa por la justicia y la liberación. Así pues, es necesario que clarifiquemos este punto recordando algunas verdades cristianas fundamentales.

 

La vida de Jesús es en sí misma liberadora y redentora. Mostró una libertad interior hacia la práctica de la ley religiosa de su tiempo, interpretándola, en parte, como algo contrario a la voluntad originaria de Dios y como ley que, por tanto, cargaba fardos innecesarios sobre la gente (cf. Mt 11,28; 23,4; Lc 11,46). Esta forma de ser, conjuntamente con la fidelidad con que revelaba el verdadero rostro de Dios como padre que ama a todos sin condición, le provocaron la hostilidad de los líderes de su pueblo. En colaboración con quienes se habían sentido desilusionados, estos líderes lo condenaron a muerte. Lo entregaron al poder de los romanos, que lo ejecutaron según sus leyes, usando el tradicional y cruel castigo de la crucifixión. La muerte violenta de Jesús fue la inevitable consecuencia de todo cuanto había realizado durante su vida.

 

En respuesta a la pregunta cabe decir que, efectivamente, Dios podría perdonar directamente nuestro pecado. Sin embargo, eligió poner de manifiesto que se nos perdonan los pecados mediante la vida, la muerte y la resurrección de Jesús. Es evidente que Jesús perdonó los pecados, e incluso sus parábolas nos expresan elocuentemente la disposición de Dios al perdón. Leamos por ejemplo las parábolas del hijo pródigo y de la búsqueda de la oveja perdida (cf. Lucas 15). Jesús también participó en comidas con quienes eran reconocidos como pecadores en su sociedad (Lucas 5,29-32). Hay otros muchos ejemplos que nos muestran cómo Jesús manifestaba la misericordia y el perdón de Dios (p. ej., la mujer pecadora, Lucas 7,36-50). Con todas estas formas Jesús quería ayudarnos a creer en la disposición de Dios a perdonar el pecado. Esta fe en el perdón de Dios puede llevarnos a cambiar, en consonancia, nuestro modo de vida.

 

La demostración más notoria del perdón de Dios tuvo lugar cuando Jesús mismo fue acusado de blasfemia y sufrió la vergonzosa muerte de un pecador fuera de las murallas de la ciudad. Él mismo fue víctima de los celos, la arrogancia y el odio de quienes le mataron sin mostrar respeto alguno por la justicia. Como el «siervo sufriente» del libro de Isaías (cf. capítulo 53), Jesús aceptó este sufrimiento y esta vergüenza sin exigir represalia o venganza. Al actuar así, Jesús rompió el círculo de violencia y venganza que había acosado a la sociedad humana desde el principio. Jesús perdonó a quienes le mataron (Lucas 23,34), abriendo así a la humanidad un modo nuevo de afrontar el pecado y sus efectos. De este modo, Jesús se convirtió en el signo más relevante de la misericordia y del perdón de Dios.

 

En suma, Dios no necesitaba a Jesús para perdonar nuestros pecados, pero nos abrió un modo de vida completamente nuevo mediante el ejemplo de la entrega humilde de Jesús a la vergüenza y la muerte.

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?