German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 302:

¿Dónde dice Jesús claramente en el Nuevo Testamento que es Dios y debe ser adorado?

Respuesta:

Para responder adecuadamente a esta pregunta debemos tener en cuenta dos puntos. En primer lugar, el cristianismo no concibe las palabras de Jesús como el islam sunita concibe las palabras de Mahoma. El cristianismo cree que Dios actuó en la historia del pueblo de Israel, de modo que se manifiestan claramente su voluntad y compromiso con la humanidad. En Jesucristo reveló nítidamente su ser de misericordia y de amor, que no se impone, y que incluso vence a la muerte. En segundo lugar, para el cristianismo el curso de la historia muestra una compresión más profunda del significado de la revelación de Dios. La cuestión, por consiguiente, es de qué afirmaciones del Nuevo Testamento puede derivarse la confesión del Dios Triuno –y, por tanto, la confesión de Jesús como Dios– que la tradición cristiana ha desarrollado a lo largo de su tradición.

El contenido de la confesión de que Dios se ha revelado en Jesucristo verdadera, definitiva e insuperablemente, es que aquel que es uno, como amor y misericordia, derrota a la muerte. De aquí la importancia de que los textos más antiguos del Nuevo Testamento, que son los primeros testimonios sobre Jesucristo, afirmen que murió por nosotros y fue resucitado por Dios. Ya unos pocos años después de su muerte, estos testimonios se condensaron en un credo sólido (1 Corintios 15,3-5). Mediante los relatos de su crucifixión y resurrección, los primeros relatos de la vida de Jesús, se afirma que en Jesús Dios no solamente dio un mensaje especial al pueblo, sino que en él se habían cumplido todas las esperanzas del pueblo de Israel. Es Dios mismo quien intervino a favor de la humanidad en Jesús, cuyas acciones son la promesa de un mundo nuevo en el que hayan sido vencidas la violencia, el odio y la hostilidad.

Este era también el propio anuncio de Jesús, razón por la que los evangelios se refieren reiteradamente a él como «Señor», es decir, usando un término reservado exclusivamente para Dios en el Antiguo Testamento (p. ej., Lucas 2,11 y 24,24). Si es Dios mismo quien actúa mediante Jesús y nos dice cómo es él, entonces Jesús y el Padre deben ser lo mismo –tal es el mensaje central del evangelio de san Juan–. También se dice al respecto: «Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre» (Juan 14,9; cf. Jn 1,14; 8,19; 12,45). 

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?