German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 117:

Acusáis a Alá [el Dios del Corán y de la fe islámica] de no tener misericordia. ¿Cómo explicáis entonces el diluvio en la fe cristiana? ¿Mató vuestro bondadoso Dios a la humanidad con una lluvia de amor? (TR)

 

Respuesta: Al comienzo de la respuesta a la pregunta anterior hemos citado la declaración oficial del Concilio Vaticano II, en la que la Iglesia Católica expresa solemnemente su respeto a la fe musulmana en el Dios misericordioso. No es, por consiguiente, verdad decir que la Iglesia Católica diga que el Dios del Corán y del islam no sea misericordioso.

 

Según el autor del libro del Génesis, el diluvio, tal como se describe (Gn 6,5-9,17), no fue simplemente una catástrofe natural. El autor usa el modo antiguo y habitual de la narración como medio para expresar una convicción fundamental de fe de Israel: Dios juzga en y a través de los acontecimientos de la historia. Si comparamos la descripción de los acontecimientos que se hace en el libro del Génesis con la epopeya de Gilgamesh o con otras antiguas versiones del diluvio, inmediatamente nos damos cuenta de la existencia de importantes diferencias entre ellos. Ciertamente, encontramos detalles ingenuamente antropomórficos, como, por ejemplo, que Yahvé cerró la puerta del arca (7,16b) o que aspiró el agradable aroma del sacrificio de Noé (9,21). Pero estos detalles, que proceden de la tradición popular que el autor usó, no oscurecen la idea central, es decir, que Yahvé, el único Dios (en contraposición con los numerosos dioses del panteón babilónico), intervino en el marco de la historia humana y llevó a cabo su proyecto (en contraste con la índole caprichosa de los dioses babilónicos).

 

Además, Dios juzga porque está interesado por la humanidad. El relato del jardín del Edén ya lo mostró, cuando tras la maldición, Yahvé viste a Adán y a Eva con unas túnicas de piel (3,21), y cuando observamos cómo el castigo de Caín se ve mitigado por el signo protector que Dios puso en su frente (4,15). En esta misma línea, en el relato del diluvio, Noé halla misericordia ante Dios. El arca, en la que mete a su familia y las parejas de animales, era un signo de la intención de Yahvé de salvar al resto, a partir del cual realizará un nuevo comienzo en la historia. El relato termina con el comentario de que, aunque los deseos del corazón humano son malos desde su nacimiento, Yahvé nunca más volverá a maldecir al mundo con un juicio tan severo. Las leyes de la naturaleza –el tiempo de la siembra y de la cosecha, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche– se convierten en los signos de la fidelidad a su alianza (8,20-22).

 

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?