German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 140:

Algunos sacerdotes creen que el Incil (el Evangelio o todo el Nuevo Testamento) no es digno de confianza en su totalidad. ¿Qué opina sobre esto? (TR)

 

Respuesta: El apóstol Pablo escribe en la primera carta a los Tesalonicenses: como palabra de Dios, que permanece activa en vosotros, los creyentes (2,13). Y, acertadamente, afirma el Vaticano II: Porque en los sagrados libros el Padre que está en los cielos se dirige con amor a sus hijos y habla con ellos; y es tanta la eficacia que radica en la palabra de Dios, que es, en verdad, apoyo y vigor de la Iglesia, y fortaleza de la fe para sus hijos, alimento del alma, fuente pura y perenne de la vida espiritual. Muy a propósito se aplican a la Sagrada Escritura estas palabras: Pues la palabra de Dios es viva y eficaz (Heb 4,12) y puede edificar y dar la herencia a todos los que han sido santificados (Hch 20,32; véase 1 Tes 2,13) (DV 21).

 

Al leer estas Escrituras como el corazón de la tradición viva de la comunidad de fe, encontramos la orientación para responder a numerosas cuestiones que se suscitan en nuestro tiempo: los derechos y los deberes de la persona, el valor de la vida humana desde su concepción hasta la muerte, la necesidad de proteger y conservar la creación, la búsqueda de una justicia duradera y una paz persistente para todos los seres humanos y todos los pueblos de la tierra. El evangelio nos enseña de un modo particular el valor de toda persona, el amor con que debe ser tratado todo ser humano y la confianza en Dios, cuyo firme amor dura para siempre (Sal 136). En nuestros días se malentiende la Sagrada Escritura como si socavara o asfixiara la libertad y el desarrollo humanos. Pero, en realidad, la Escritura es el camino que conduce a la verdad, el camino que nos lleva a la verdadera libertad (Jn 8,32). A menudo se piensa que está desfasada y es irrelevante. Sin embargo, contiene las palabras de vida que poseen una relevancia permanente. Son siempre nuevas y tienen el poder de cambiar y renovar a las personas (Heb 4,12). Pero, sobre todo, no nos encontramos en ella con palabras muertas, sino con el mismo Cristo, la palabra eterna del Dios vivo (Catecismo de la Iglesia Católica n. 108). En la Sagrada Escritura, Jesús, la Palabra hecha carne, sale a nuestro encuentro, pues toda ella nos habla del Cristo (ibíd. n. 134).

 

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?