German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 17:

En el libro se dice que para los creyentes, cristianos o musulmanes, los seres humanos son creación de la mano de Dios, hechos a su imagen y destinados a retornar a él (capítulo 12: La esencia del cristianismo: Perspectivas cristianas; 2. El cristianismo como el camino hacia la plenitud humana). Según esto, todos retornaremos a Dios. Ahora bien, esta afirmación mina la claridad, pues ¿a dónde nos conduce el retorno: al cielo o al infierno? En la siguiente oración se dice:Pues la ansiosa espera de la creación desea vivamente la revelación de los hijos de Dios. La creación, en efecto, fue sometida a la caducidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió, en la esperanza de ser liberada de la esclavitud de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios (Rom 8,19-25; Sura 81; 82; 99; 101). Esta vocación común crea también la igualdad fundamental de todas las personas más allá de las diferencias de raza, posición social y religión. Ahora bien, quisiera preguntarle al autor por qué Jesús se describió en los siguientes versículos como EL ÚNICO CAMINO. ¿Qué quiere decir Jesús en Jn 14,6? ¿Qué todos los caminos conducen a Dios? (TR)

 

Respuesta: Según la doctrina católica, todos los pueblos forman una única comunidad y tienen un mismo origen, puesto que Dios hizo habitar a todo el género humano sobre la entera faz de la tierra; tienen también un único fin último, Dios, cuya providencia, testimonio de bondad y designios de salvación se extienden a todos (léase Sab 8,1; Hch 14,7; Rom 2,6-7; 1 Tim 2,4) hasta que los elegidos se unan en la Ciudad Santa, que el resplandor de Dios iluminará y en la que los pueblos caminarán a su luz (léase Hch 21,23ss.) (Nostra Aetate, n. 1).

 

Con respecto a la fe en Dios, el mismo Concilio dice en la misma Declaración (n. 3): La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes, que adoran al único Dios vivo y subsistente, misericordioso y omnipotente, Creador del cielo y de la tierra, que habló a los hombres. Ahora bien, esto no significa que no existan diferencias sustanciales entre el islam y el cristianismo con respecto a su doctrina sobre Dios. El Dios de la fe cristiana es el Dios de la Biblia y el Dios que Jesús reveló. Es el Dios trinitario de la doctrina de la Iglesia. No obstante, tanto los cristianos como los musulmanes creen en un solo Dios y quieren cumplir su voluntad. A los cristianos no se nos ha dado la competencia ni tampoco la tarea de afirmar con certeza si y cuándo una persona se ha encontrado conscientemente con el Dios de la revelación cristiana y, no obstante, lo ha rechazado libre y culpablemente. Sólo Dios conoce el corazón humano.

 

La Iglesia Católica enseña que Dios quiere que todos los hombres se salven y que una persona sólo pierde la salvación cuando, libre y conscientemente, rechaza el ofrecimiento de amor que Dios hace en Cristo. Jesucristo es, en efecto, el único camino que conduce a la salvación. Sin embargo, esta salvación también se realiza fuera de la institución eclesial y del bautismo. Quienes son justos y buscan a Dios alcanzarán la salvación eterna, aun cuando no lo sepan, mediante el acto salvífico de Cristo (medítese sobre Mt 25,31ss.: El juicio final. Los justos están entre los pobres, los encarcelados, etc., que encuentran a Cristo sin reconocerlo. Véase también el texto de la Constitución Lumen Gentium: Los que sin culpa suya no conocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia, pero buscan a Dios con sincero corazón e intentan en su vida, con la ayuda de la gracia, hacer la voluntad de Dios, conocida a través de lo que les dice su conciencia, pueden conseguir la salvación eterna [n. 16]. Léase de nuevo el capítulo 11, III, 4-6).

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?