German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 200:

Jesús decía frecuentemente: Habéis oído… pero yo os digo…, y de este modo cambió muchas afirmaciones del Antiguo Testamento. ¿No implica esto que rechazaba el Antiguo Testamento? (TR)

 

Respuesta: Jesucristo fue crítico con las tradiciones de los antiguos (Mc 7,3.5) porque veía cómo muchos judíos y maestros judíos de su tiempo habían sustituido la ley de Dios por las tradiciones de los hombres. Pero Jesús no era un iconoclasta que quisiera poner todo patas arriba. Con muchas de sus enseñanzas se adhería a las tradiciones de su pueblo; en efecto, sacaba muchas cosas de las Sagradas Escrituras, es decir, de nuestro Antiguo Testamento. Pero, en lugar de la interpretación rabínica, Jesús daba la suya: Pero yo os digo (Mt 5,22 et passim). Lo que quería decir era lo siguiente: Os digo que la auténtica y verdadera interpretación es. Y además: Yo soy la tradición, la transmisión viva y vivificadora de la tradición (Katholischer Erwachsenen-Katechismus, p. 51).

 

Sin embargo, sería un grave error de interpretación suponer que la afirmación que hacía Jesús de ser la verdadera explicación del Antiguo Testamento, es decir, su meta y su centro, constituía una llamada a abandonar el Antiguo Testamento. El Catecismo de la Iglesia Católica comenta este importante punto en los siguientes parágrafos:

 

121 El Antiguo Testamento es una parte de la sagrada Escritura de la que no se puede prescindir. Sus libros son divinamente inspirados y conservan un valor permanente, porque la Antigua Alianza no ha sido revocada.

 

122 En efecto, «el fin principal de la economía del Antiguo Testamento era preparar la venida de Cristo, redentor universal». «Aunque contienen elementos imperfectos y pasajeros», los libros del Antiguo Testamento dan testimonio de toda la divina pedagogía del amor salvífico de Dios: «Contienen enseñanzas sublimes sobre Dios y una sabiduría salvadora acerca de la vida del hombre, encierran admirables tesoros de oración, y en ellos se esconden el misterio de nuestra salvación» (DV 15).

 

123 Los cristianos veneran el Antiguo Testamento como verdadera Palabra de Dios. La Iglesia ha rechazado siempre vigorosamente la idea de prescindir del Antiguo Testamento so pretexto de que el Nuevo lo habría hecho caduco (marcionismo).

 

128 La Iglesia, ya en los tiempos apostólicos, y después constantemente en su tradición, esclareció la unidad del plan divino en los dos Testamentos gracias a la tipología. Esta reconoce, en las obras de Dios en la Antigua Alianza, prefiguraciones de lo que Dios realizó en la plenitud de los tiempos en la persona de su Hijo encarnado.

 

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?