German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 22:

Si la naturaleza de Dios es trinitaria, entonces las características (o los rasgos distintivos) de la humanidad, creada a imagen de Dios, deben parecerse a la Trinidad divina. ¿Cuáles son estas características (o rasgos distintivos)? Con otras palabras. ¿Qué es lo hace que la humanidad se asemeje a Dios? (TR)

 

Respuesta: Es evidente que la concepción cristiana del ser humano, en particular del individuo, está muy influida por la revelación trinitaria de Dios. Sabemos desde hace mucho tiempo que la comprensión que una persona tiene de sí misma está íntimamente vinculada a la fe religiosa y a la visión de Dios que de ella resulta. En efecto, una persona se descubre en un rodeo realizado a través de su propia experiencia y conocimiento de la divinidad. El teólogo Emil Brunner escribe: Para toda cultura, para todo período de la historia valen las (siguientes) palabras: Dime quién es tu Dios y te diré el estado de tu humanidad.

 

La imagen de Dios y la imagen del hombre se reflejan recíprocamente. El pensamiento cristiano descubrió muy pronto que ser persona a imagen de la Trinidad no está única ni principalmente determinado por un substantivo yo soy o yo soy en mí mismo, sino, más bien, por una relacionalidad, como en el caso de Dios, de unos con otros. Llegamos a ser personas, en el sentido pleno del término, mediante el reconocimiento recíproco, existiendo con los demás y para los demás. El otro es, por consiguiente, una parte importante de mi ser personal. En efecto, a partir de Dios Trinidad vemos que el ser dentro de uno mismo y el ser para sí mismo no son contradictorios y que estas ideas no se encuentran en relación inversa entre sí. Podríamos decir que cuánto más soy yo, menos dependo de los demás y menos tengo que contar con ellos, y que cuánto más dependo de los demás, menos soy yo. Pero no es así. Fijándonos en Dios Trinidad ambas direcciones son directamente proporcionales: quienes están en Dios están en sí mismos porque son plenamente uno con el otro y mediante el otro, y, así, se constituye la inseparabilidad de una divinidad. A partir de ella puede entenderse que la relación, el estar en relación con los demás, es la forma más elevada de unidad. Todos anhelamos esta forma de unidad, no el ser uno con todo el mundo, sino una unidad que se realiza en una red de relaciones y en la conectividad mediante las relaciones recíprocas, como también en las diferencias.

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?