German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 228:

Según la doctrina cristiana e islámica, Dios es todopoderoso y trascendente. Aún así, no se muestra a los hombres, cuando sería él quien podría resolver de una vez todas las cuestiones relativas a la fe. ¿Es que Dios es tímido? (TR)

 

Respuesta: El Dios todopoderoso y trascendente de la fe cristiana e islámica es un misterio impenetrable. En última instancia, es incomprehensible. La mayoría de la gente lo admite sin mayor dificultad. Pero lo que resulta curioso es que cuando su pensamiento se tropieza con este límite, se ponen nerviosos. Después, dicen sin problemas: ¡Soy incapaz de entender a Dios, cómo pretendo imaginarme todo eso, ya no puedo creer en Dios! […] He aquí las conclusiones que no permiten avanzar de ningún modo. Pero precisamente la verdad es todo lo contrario. Si alguien hablara de Dios como una realidad simple y sin problemas, nos representaría a un Dios claramente falso. Todo cuanto podemos decir de él es solo parcialmente pertinente. Para nosotros seguirá siendo un misterio impenetrable.

 

Al decir esto, a menudo nos encontramos con la protesta siguiente: ¡Para qué me sirve un Dios que es tan distante y tan incomprehensible! ¡No solo quiero presentirlo, sino que quiero hablar con él, amarlo, sentirme seguro cerca de él!. Sobre este asunto escribe, a partir de su propia experiencia, Winfried Henze lo siguiente: He tenido las dos experiencias, tanto de la lejanía y de la índole incomprehensible de Dios, como de su cercanía. Estaba lejos de mí cuando quería acercarme a él con ideas geniales, cuando daba constantemente vueltas en torno a los problemas. Sin embargo, estaba cerca de mí cuando reflexionaba del mismo modo en que él se había encontrado con los hombres. Experimenté que así como en otro tiempo, por ejemplo, había llamado a Abrahán, de igual modo me llamaba a mí. A menudo lo leo en la Biblia y siempre me sobrecoge: Dios no está lejos. Se acerca a nosotros. Podemos sentirlo.

 

Dios también llamó a Abrahán. Dejó su casa y sus grandes propiedades y caminó por el desierto. Se entregó a Dios. Solo Dios era su esperanza y su seguridad. Abrahán creyó.

 

La Biblia nos cuenta cosas parecidas a propósito de numerosos personajes. Estos creyeron, es decir, se echaron en los brazos de Dios, y así sintieron su grandeza y su amor […]

 

Así pues, merece la pena leer la Biblia. Ella nos cuenta cómo Dios se comunica con los hombres, como se revela. Nadie ha estado más cerca de él que Jesús, su Hijo. Con Jesús, Dios se nos ha acercado totalmente. Si todo cuanto nos cuenta la Biblia hubiera nunca sucedido, creo que no merecería la pena en absoluto hablar de Dios. Se encontraría siempre lejos de nosotros. Pero, afortunadamente, lo quiso de otro modo. Sigue siendo el Infinito, el Totalmente Otro, pero se acerca a nosotros. Ha sido él mismo quien ha desvelado el misterio (cf. W. Henze, Gott ist schön. Ein katholischer Familien-Katechismus, Harsum 2001, pp. 21-22).

 

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?