German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 240:

Los protestantes afirman que los católicos son idólatras. ¿Es verdad?

 

Respuesta: La acusación de que la doctrina y el culto católicos eran idolátricos fue hecha, efectivamente, por Juan Calvino (1509-1564) en su principal obra teológica Institutio Christianae Religionis (Institución de la religión cristiana), que fue publicada por primera vez en Basilea en 1536. En el volumen I, libro 1, capítulo 11 (=Institutio 1,1,11), de su obra afirma que carecía de sentido la defensa que los católicos hacían frente a la acusación de idolatría. El capítulo 11 de este libro se titula «Es una abominación atribuir a Dios forma alguna visible, y todos cuantos erigen imágenes o ídolos se

apartan del verdadero Dios». Los comentarios de Calvino sobre nuestra cuestión aparecen resumidos en la web oficial de los calvinitas. Se concretan en tres puntos:

 

1. La absurda diferenciación que hace la iglesia católica entre dulia (veneración de las imágenes) y latria (culto de las imágenes);

2. Negligentemente, afirman que veneran las imágenes, pero no las adoran, según muestra el significado de las dos palabras griegas; 
3. Por tanto, la iglesia católica no es mejor que otros idólatras. (http://www.calvinismus.ch/tag/katholizismus/  visitada 13/07/2011).

 

Esta acusación que los reformadores y Calvino hacían a la iglesia católica aún se mantiene, y los calvinistas la sostienen actualmente. El Catecismo de la Iglesia Católica (= CatIglCat) comenta:

«476 Como el Verbo se hizo carne asumiendo una verdadera humanidad, el cuerpo de Cristo era limitado (cf. Concilio de Letrán, año 649: DS, 504). Por eso se puede "pintar" la faz humana de Jesús (Gal 3,2). En el séptimo Concilio ecuménico, la Iglesia reconoció que es legítima su representación en imágenes sagradas (Concilio de Nicea II, año 787: DS, 600-603)».


Y el Catecismo Católico de Adultos afirma (vol II, p. 168):

«El cristianismo no siguió a Israel en su prohibición de hacer imágenes de Dios, pero hubo una fuerte objeción a las imágenes cultuales debida al culto a las imágenes del emperador y a la persecución de los cristianos que se opusieron a este culto.

En el cristianismo antiguo aparecen las primeras imágenes religiosas a partir de mediados del siglo III. Al comienzo eran representaciones del Antiguo y del Nuevo Testamento, pero, posteriormente, también comenzaron a aparecer imágenes de Cristo y de los santos. Durante la controversia iconoclasta del período bizantino y carolingio se produjeron grandes enfrentamientos sobre si era legítimo hacer imágenes y, en particular, darles culto. El Segundo Concilio de Nicea (787) se decidió a favor de la veneración de las imágenes. La razón teológica profunda de esta decisión se encuentra en la idea de que en la venida de Jesucristo Dios mismo se hizo humano. En Jesucristo Dios vive su divinidad al modo humano. Así pues, Dios tiene un rostro concreto, el rostro de Jesús de Nazaret. El rostro humano de Jesús es el rostro del Padre, es el icono del Padre. Esta idea hace posible representar a Jesucristo en imágenes. 

En la página web http://www.kathnews.com/index.php?page=Thread&threadID=781  (visitada 13/07/2011) hay un comentario en un bloc que merece que lo citemos aquí (04.09.2002, 09:32)

No soy especialista en teología y, por tanto, no puedo ofrecer unas respuestas bien fundamentadas, pero la representación de una imagen sería solamente idolátrica si fuera adorada. Sin embargo, en la piedad católica una imagen o una escultura se usan solamente para ayudar al creyente a centrar su atención en Jesús o en los santos. No se le reza a la escultura o a la imagen, sino a aquel o aquella a quienes representan.

Con respecto al peligro de los malentendidos, diría que estos solo pueden afectar a aspectos externos y que, por tanto, no serían relevantes para la fe.


Una vez se me ocurrió la siguiente comparación. Los católicos creen en la comunión de los santos. Nacen a esta familia mediante el bautismo. Tener imágenes de los santos es, por consiguiente, tan natural como tener fotografías del esposo o la esposa, de los niños, los abuelos, etc., en la repisa de la chimenea.


Jesús también dijo que tuviéramos una fe como la de un niño. Y los niños necesitan imágenes. Las familias de las iglesias protestantes tienen también biblias para niños ilustradas con escenas bíblicas. En ellas también aparece representado Jesús. Si un miembro de una iglesia protestante se opone a las imágenes católicas, debería antes que nada eliminar los libros de sus hijos. Los que quieren creer como adultos pueden hacerlo sin imágenes.

Que Dios les bendiga,

Dirk.

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?