German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 244:

El magisterio papal ha rechazado siempre el uso de los preservativos. Ahora, en cambio, el papa los permite. ¿No se ha producido un giro de 180º?

 

Remitimos a la pregunta número 107 en la sección 12 de esta web. Allí se explica la doctrina habitual de la iglesia sobre la anticoncepción. (El Catecismo de la Iglesia Católica explica esta doctrina en los nn. 2368-2371).

Hasta recientemente, y a pesar de la enorme crítica de la opinion pública, la iglesia aún sostenía la opinión de que no estaba permitido el uso de los preservativos ni siquiera para luchar contra la gran propagación del sida. Durante su viaje a África el 17 de marzo de 2009, el papa Benedicto XVI se opuso a dar su consentimiento a su uso. Yo diría que el problema del sida no puede resolverse solamente con dinero, aunque este sea necesario. Pero si el alma no participa, si los africanos no contribuyen a la ayuda (aceptando su propia responsabilidad), el problema no puede resolverse distribuyendo preservativos. Al contrario, el problema se agrava aún más. La solución solo puede encontrarse en un doble esfuerzo: en primer lugar, en la humanización de la sexualidad, es decir, en una renovación humana y espiritual que trae consigo nuevos modos de relacionarse los unos con los otros; y, en segundo lugar, en una amistad verdadera, en particular con aquellos que sufren, en una disponibilidad a estar al lado de quienes sufren dándose a ellos en un sacrificio personal. Estos son los factores que ayudan y que producen un progreso visible (Benedicto XVI, Licht der Welt: Der Papst; die Kirche und die Zeichen der Zeit, Herder, Friburgo 2010, p. 221s [trad. esp.: Luz del mundo: el Papa, la Iglesia y los signos de los tiempos, Herder, Barcelona 2010). Ya el 14 de febrero de 2006, el papa Benedicto respondió a esta pregunta: la fidelidad matrimonial y la abstinencia de relaciones extramatrimoniales [son] los mejores medios para prevenir la infección y frenar la propagación del virus. Los valores que emergen de una verdadera comprensión del matrimonio y de la vida familiar son, en efecto, la base segura de una sociedad estable (citado en YOUCAT: Jugendkatechismus der Katholischen Kirche, Pattloch, Aschaffenburg 2011, p. 225).

La pregunta planteada aquí procede de una afirmación que Benedicto hace en el libro-entrevista que hemos citado anteriormente y que fue publicado por Peter Seewald y el Papa con el consentimiento de este. En el libro leemos lo siguiente: «Pueden darse casos individuales razonables, como cuando un varón que frecuenta prostitutas usa un preservativo; este uso puede ser un primer paso hacia las normas morales, un primer índice de responsabilidad que apunta al desarrollo de una conciencia renovada de que no todo está permitido y de que no se puede hacer todo lo que uno desea. Pero no es este el camino verdadero para vencer el mal de las infecciones provocada por el virus del sida. Este tendrá verdaderamente que recaer en la humanización de la sexualidad» (ibid., p. 146s).  

YOUCAT: Jugendkatechismus der Katholischen Kirche (Pattloch, Aschaffenburg 2011) responde en el n. 414 a la pregunta ¿Qué dice la iglesia sobre el uso de los preservatives en la lucha contra el sida?  

Aparte del hecho de que los preservativos no ofrecen una protección absoluta de la infección, la iglesia rechaza su uso como un medio mecánico unilateral para combatir la epidemia. La iglesia subraya, en particular, una nueva cultura de las relaciones humanas y un cambio de conciencia social a gran escala. 


Solamente la fidelidad y la renuncia al contacto sexual negligente protegen perdurablemente de la infección del virus y enseñan a vivir un modo integrado de amor. Estos aspectos incluyen el respeto a la igual dignidad de hombres y mujeres, el cuidado de la salud familiar, el control responsable de los deseos y también la abstinencia (temporal) de relaciones sexuales. En los países africanos donde se promueven estas actitudes a través de grandes campañas dirigidas a la sociedad, la tasa de infecciones podría estar reduciéndose notablemente. Además, la Iglesia Católica hace todo cuanto puede para ayudar los enfermos de sida.

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?