German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 258:

Pregunta: 

Mi pregunta trata sobre la poligamia en el cristianismo. ¿Cómo critican los cristianos la concepción islámica sobre la poligamia cuando en la Biblia se dice que los antiguos profetas, incluidos Abrahán y David, de quien desciende Jesús, la practicaron? ¿Por qué no aceptan los cristianos la poligamia como algo que está en conformidad con la voluntad de Dios, aun cuando está permitida en el Antiguo Testamento, que es el trampolín del cristianismo? (E)

 

Respuesta:

Aconsejamos al autor de esta pregunta que lea en las secciones pertinentes de esta página web, en el tema 14 (Ética y Doctrina Social), las explicaciones que se dan sobre la concepción cristiana y musulmana del matrimonio. 

Resumiendo brevemente, el Antiguo Testamento afirma que «el matrimonio es polígamo (Génesis 4,19-24; etc.). El Deuteronomio describe como algo normal que un hombre tenga dos mujeres (la concubina, la esclava). El número está limitado solamente por razones económicas; los ricos, como los reyes, poseen muchas mujeres (2 Samuel 5,13; 1 Reyes 11,1-8, pero véase también Deuteronomio 17,17). Sin embargo, en períodos posteriores no faltan indicaciones que consideran que la monogamia es más perfecta. Así, el mismo Antiguo Testamento interpreta incluso Génesis 2,14 como un argumento a favor de la monogamia (Tobías 8,6ss; 7,12). La representación que hacen los profetas de la relación entre Yahvé e Israel usando la imagen del matrimonio, presupone la monogamia (Oseas 2,18-23; Jeremías 2,2; 3,7; Éxodo 16,8, Isaías 50,1; 54,5; 62,5). El sumo sacerdote solo puede tener una esposa. Textos como el Salmo 127,3ss; Proverbios 5,15ss; 12,4; 18,22; 19,14; 31,19fss, revelan un ambiente prácticamente monógamo. En tiempos de Jesús, la poligamia casi había desaparecido» (Herbert Haag, «Ehe. (I) im AT», en  Bibel –Lexikon, Einsiedeln/Zurich/Colonia 1956, columna 357;  cf. también Irmtraud Fischer, «Polygamie, III»,  Biblischer Befund in Lexikon für Theologie und Kirche, 3ª ed., vol. 8, columna 400s).

El Catecismo Católico para Adultos [publicado por la Conferencia Episcopal Alemana] afirma: «Jesús anuncia y exige un amor que abarca toda la persona y cuya medida es el amor de Dios. Este mandamiento central del amor incluye también el amor sexual. Si bien Jesús nunca habla de él, es la base de su estima del matrimonio, que remonta al actor creador de su Padre.  Tal amor, así potenciado, entre un hombre y una mujer, excluye la poligamia y el divorcio. De acuerdo con el plan original del Creador, el don divino del matrimonio entre un hombre y una mujer debe perdurar en el amor y la fidelidad hasta el final de la vida.  —No cabe la menor duda de que Jesús prohibió el divorcio, tanto en un dicho recogido por Mateo 5,32/Lucas 16,18, como durante un debate o una controversia en Marcos 10,2-12/Mateo 19,3-9. Jesús no admite que la normativa judía sobre el divorcio (cf. Deuteronomio 24,1) respondiera a la voluntad original de Dios. El reino de Dios, que adviene con él, promueve y hace posible el amor y la fidelidad. Dios promete y concede a la pareja casada su gracia para que puedan superar las dificultades y las pruebas. [...]

Según la fe católica, el matrimonio sacramental es una unión que refleja de forma altamente singular el amor de Cristo por su Iglesia (Efesios 5,21-33). Mediante su encarnación, muerte y resurrección, Cristo se dio a su Iglesia y para ella. Solo en el contexto de este misterio puede entenderse y vivirse el matrimonio sacramental. Es una forma de seguir a Cristo» (Catecismo Católico para Adultos, vol. 2: Vivir de la fe; cf. también CatIglCat nn. 2387 y 2388).

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?