German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 27:

Desde que he comenzado a leer la Biblia hay una cuestión que me preocupa, concretamente que el mismo Antiguo Testamento diga que las hijas de Lot lo emborracharon para acostarse con él y quedarse embarazadas. ¿Hay otra forma de explicar este suceso?

Se ha dicho que dieron este paso porque no había hombres potentes en la ciudad. Sin embargo, también se nos dice que, tras la destrucción de Sodoma y Gomorra, Abrahán vio subir el humo de las ciudades calcinadas. ¿Por qué cometieron las hijas de Lot este pecado tan terrible? ¿Cómo puede verse un profeta implicado en un pecado tan horrendo? (TR)

 

Respuesta: El lector se refiere a Gn 19,30-38 (que en la Biblia de Jerusalén lleva por título Origen de los moabitas y amonitas).

 

a. Desde un punto de vista histórico-crítico y literario, se trata de un apéndice en el libro del Génesis, que, tal vez, era transmitido por los moabitas y los amonitas (véase Nm 20,30ss.), que consideraban un honor haber tenido este origen. Véase Gn 38. Como Tamar (véase Gn 38,1, 1 Cro 2,4 y Mt 1,3), las hijas de Lot no son presentadas como unas mujeres lascivas. Lo que quieren asegurar es su descendencia, es decir, la continuidad de su raza. Según la perspectiva del texto, se trata de algo legítimo. El v.31 presupone que los únicos supervivientes de la catástrofe fueron Lot y sus hijas. La historia de Sodoma, que fue destruida por el pecado de sus habitantes, podría haber originado al este del Jordán un relato paralelo al del diluvio.

 

b. De forma totalmente diferente al Corán, la Biblia recoge las experiencias de personas con palabras y hechos que se han desarrollado a lo largo de la historia de las relaciones con Dios y de su revelación. Además, la Biblia constituye un testimonio del proceso de aprendizaje que los israelitas experimentaron con respecto a la verdad sobre Dios, el pueblo y las relaciones entre Dios y la humanidad. Así pues, es evidente que la Biblia presenta a los grandes personajes de la historia bíblica, incluyendo a los patriarcas y a los profetas, como personas con sus debilidades y pecados. Tras ello subyace la fe en que la benevolencia y la misericordia de Dios son más fuertes que la debilidad y el pecado de la humanidad. Dios lleva a cabo su plan a pesar de y a través de la debilidad y el pecado de la humanidad. En consecuencia, la teología cristiana no posee una doctrina que diga que los profetas carecían de pecado. Veamos el siguiente ejemplo. La Biblia nos narra detalladamente el gran pecado cometido por David contra Urías y Betsabé (2 Sm 11). Sin embargo, también nos cuenta cómo se arrepintió personal y públicamente y se corrigió. El Sal 51, conocido como salmo de arrepentimiento o Miserere, se atribuye a David.

 

Según el Nuevo Testamento, sólo careció de pecado Jesús de Nazaret, el Mesías, el Hijo de Dios. Según la tradición de Sahïh Muslim: Cuando un ser humano nace, Satanás lo toca… excepto a Jesús, el hijo de María, a quien Satanás intentó tocar pero no pudo (Fadail 146). Además, María era la madre de Jesús, llena de gracia (Lc 1,28), porque halló el favor de Dios al ser elegida y porque, llena de fe, fue totalmente obediente a su llamada y rodeada por el amor y la gracia de Dios, que se nos reveló en Jesús y mediante él. Según la doctrina católica y ortodoxa, María siguió sin pecado personal el resto de su vida. Como dice la Iglesia oriental, ella es totalmente santa, desde el comienzo de su vida y en todas las dimensiones de su ser.

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?