German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 32:

Hasta 1960 todos los católicos tenían que orar en latín, así como los musulmanes lo hacen en árabe. Los protestantes abandonaron el latín en el siglo XVI. Si era un error, ¿por qué la Iglesia Católica esperó tanto tiempo? Si era correcto, ¿por qué se ha dejado de usar esta lengua que promovía la unidad? (TR)

 

Respuesta: Tanto Jesús como sus discípulos, al igual que las primeras comunidades cristianas de Palestina, oraban en arameo. Los textos bíblicos se escribieron en hebreo y en griego. La autenticidad y unidad de la fe cristiana no dependen del uso de una lengua. El Espíritu Santo, según de la fe de la Iglesia, está siempre activo en ella, posibilita y facilita su unidad, y mediante él la fe cristiana, gracias a la multitud de lenguas y culturas, se mantiene en todo tipo de regiones y en todos los tiempos. En la oración personal, cada cristiano ora en aquella lengua que le es propia. La lengua de las celebraciones litúrgicas de la comunidad cristiana y de las iglesias ha cambiado y se ha adaptado constantemente, según la fe se extendía en diferentes culturas y diversas épocas. En el oriente, por ejemplo, existieron y aún se mantienen las siguientes lenguas eclesiásticas: arameo, sirio, copto, geez (es decir, etíope); armenio, eslavo, rumano, etc.

 

Por razones sociológicas, dado que los cristianos eran en su mayor parte de fuera de Palestina, de procedencia humilde, la lengua predominante, que también era la lengua oficial de la liturgia de las comunidades cristianas del oriente y el occidente del Imperio Romano durante los dos primeros siglos, no era el latín, sino el griego koiné. A finales del siglo II fue progresivamente desplazado por el latín. Desde mediados del siglo III, por ejemplo, todas las inscripciones de los sepulcros cristianos de Roma aparecen en latín. En el siglo IV, la lengua latina se impuso para la celebración de la misa en el Imperio Romano occidental. Al final de este siglo, Jerónimo realizó una traducción estándar de la Biblia (la denominada versio vulgata). Ya desde tiempos de Tertuliano (que murió ca. 230) existía una literatura cristiana en latín que fue usado cada vez más por los padres de la iglesia latina tras la victoria política del cristianismo. La lengua latina sobrevivió a la caída del Imperio. Aunque nadie la denominó lengua materna después del comienzo del imperio de los carolingios, se mantuvo como una especie lengua paterna adaptable y, por tanto, viva, para los asuntos relacionados con la cultura, la administración, la ciencia y la alta literatura. En Europa era utilizada por un pequeño grupo de gente formada en latín que eran llamados los clerici. Sin embargo, puede atribuírsele el mérito de haber sido la causa de la relativa unidad y el sentido de pertenencia a una cultura occidental.

 

Encontramos traducciones en alemán de textos y oraciones fundamentales que proceden de época medieval (por ejemplo, la oración del Señor, el credo, las fórmulas matrimoniales, etc.). Con el uso de la lengua vernácula, la Reforma cuestiona la práctica católica del uso del latín, aunque en algunas regiones protestantes se siguió utilizando como lengua litúrgica. Al mismo tiempo, el alemán de Lutero y el inglés de Th. Cranmer llegaron a sacralizarse. La Iglesia Católica respondió a los reformadores sosteniendo que la misa tenía que celebrarse en latín. En el siglo XVIII se prescribe el uso obligatorio del latín para quienes presiden las celebraciones litúrgicas. La lengua vernácula se permitía para otros textos, especialmente los himnos. En el siglo XX fue adquiriendo cada vez más importancia el uso de la lengua vernácula. A partir del Concilio Vaticano II (1962-1965) y las reformas litúrgicas resultantes, la celebración de la misa también llegó a realizarse en lengua vernácula. Se tradujeron del latín los textos litúrgicos y fueron autentificados por la autoridad romana.

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?