German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 68:

¿Por qué prohibió Dios a los judíos comer carne de cerdo? ¿Sólo por la triquinosis o también por otras razones? ¿Por qué permite Jesús lo contrario? ¿Tal vez porque las condiciones higiénicas habían mejorado en su tiempo, por lo que podría decirse que nunca había sido algo malo comer cerdo y que los judíos mantuvieron la prohibición solamente para diferenciarse de los demás pueblos? ¿Era peligroso comer carne de cerdo en tiempos de Mahoma porque vivía en el desierto y allí no podía analizarse si tenía o no triquinosis? Algunos piensan que la carne de cerdo no es tan valiosa, ¿es cierto o absurdo? ¿Qué se diría sobre esto desde un punto de vista científico? (AL)

 

Respuesta: Lv 11,7ss. y Dt 14,8 declaran que el cerdo es un animal impuro y prohíben comer su carne o tocar un cerdo muerto. El Antiguo Testamento no explica la razón de esta prohibición, por lo que es posible atribuirla a varios motivos: el religioso (los cerdos eran usados en los sacrificios de los paganos), el moral (la forma impura en la que vive el cerdo), el antropológico-cultural (por anomalía taxonómica, es decir, la dificultad de determinar a qué categoría zoológica pertenece el cerdo), el sanitario (por ej., la protección contra la triquinosis) y el ecológico (compite con el ser humano por la comida). Los judíos entienden la prohibición como un signo de su identidad (véase 2 Mac 6,18-31 et al.) y el intérprete no judío la entiende como un signo de diferencia. También el Corán prohíbe comer la carne de cerdo (2,173 et al.). El Nuevo Testamento aún comparte la repugnancia por el cerdo, pero en el credo de los apóstoles en los Hechos (15,23-29) se ignora la prohibición, en la carta de Bernabé se alegoriza y en la iglesia primitiva finalmente se abandona. Probablemente, las perícopas en las que Jesús debate sobre los alimentos puros e impuros (Mc 7,14-23 y Mt 15,10-20) jugaron un papel relevante en este asunto.

 

Luego llamó a la gente y les dijo: «Oíd y entended. No es lo que entra en la boca lo contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre». Entonces se acercan los discípulos y le dicen: «¿Sabes que los fariseos se han escandalizado al oír tu palabra?». Él les respondió: «Toda planta que no haya plantado mi Padre celestial será arrancada de raíz. Dejadlos: son ciegos y guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo». Tomando Pedro la palabra, le dijo: «Explícanos la parábola». Él dijo: «¿También vosotros estáis todavía sin inteligencia? ¿No comprendéis que todo lo que entra en la boca pasa al vientre y luego se echa al excusado? En cambio lo que sale de la boca viene de dentro del corazón, y eso es lo que contamina al hombre. Porque del corazón salen las intenciones malas, asesinatos, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, injurias. Eso es lo que contamina al hombre; que el comer sin lavarse las manos no contamina al hombre». (Mt 15,10-20)

 

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?