German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 73:

¿No hay una contradicción entre los siguientes dos versículos del Antiguo Testamento? En Ex 34,7 leemos: [Yahvé] mantiene su amor por mil generaciones y perdona la iniquidad, la rebeldía y el pecado, pero no los deja impunes; que castiga la culpa de los padres en los hijos y en los nietos hasta la tercera y cuarta generación, y en 2 Cro 25,4 se dice: Los padres no serán ajusticiados por causa de los hijos; los hijos no serán ajusticiados por causa de los padres, sino que cada uno será ajusticiado por su propio pecado. ¿Podría explicar esta contradicción? (TR)

 

Respuesta: Tal vez, las referencias más importantes que encontramos en el Antiguo Testamento a la doctrina sobre el perdón y el castigo de Dios se encuentran en Dt 5,7-10, que es la parte más notable del texto donde aparecen los diez mandamientos (es decir, el decálogo):

 

No tendrás otros dioses fuera de mí. No te harás escultura ni imagen alguna, ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te postrarás ante ellas ni les darás culto. Porque yo, Yahvé tu Dios, soy un Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación, cuando me odian, y tengo misericordia por mil generaciones cuando me aman y guardan mis mandamientos.

 

El mismo libro, es decir, el Deuteronomio, regresa al mismo tema en 7,9-11:

 

Has de saber, pues, que Yahvé tu Dios es el Dios, el Dios fiel que guarda su alianza y su favor por mil generaciones con los que le aman y guardan sus mandamientos, pero que da su merecido en su propia persona a quien le odia, destruyéndolo. No es remiso con quien le odia: en su propia persona le da su merecido. Guarda, pues, los mandamientos, preceptos y normas que yo te mando hoy poner en práctica.

 

A continuación encontramos también el texto de Ex 34,6-9, que se ha citado incompletamente en la pregunta, en el que Dios se aparece a Moisés:

 

Yahvé pasó por delante de él y exclamó: Yahvé, Yahvé, Dios misericordioso y clemente, tardo a la cólera y rico en amor y fidelidad, que mantiene su amor por mil generaciones y perdona la iniquidad, la rebeldía y el pecado, pero no los deja impunes; que castiga la culpa de los padres en los hijos y en los nietos hasta la tercera y cuarta generación. Al instante, Moisés se inclinó a tierra y se postró. Y dijo: Señor mío, si he obtenido tu favor, ¡dígnese mi Señor ir en medio de nosotros!, aunque éste sea un pueblo obstinado; perdona nuestra iniquidad y nuestro pecado, y haznos tu heredad.

 

Dt 7,10 muestra que Dios siempre castiga al individuo y además lo hace de forma inmediata. Por otra parte, recompensa a quienes lo aman por mil generaciones (véase Dt 7,9 y Ex 34,7, supra). El castigo del pecado de los padres en los hijos hasta la cuarta generación no contradice lo anterior, porque remite a una antigua forma de pensar, que aún persiste en las sociedades patriarcales tradicionales, donde cuatro generaciones forman la suma de una familia extensa. El cabeza del clan y el clan, que consta de cuatro generaciones, se consideran una unidad, una familia extensa. En este sentido, las familias extensas y el cabeza de ellas forman una unidad según la forma de pensar de quienes viven en estas comunidades, y, por tanto, son conjuntamente responsables ante Dios.

 

El versículo citado más arriba de 2 Cro 25,4 se corresponde exactamente con el versículo del Dt 24,16, que posiblemente sea cronológicamente anterior. Ambos textos, aparentemente contradictorios, pertenecen al mismo libro y, por consiguiente, no se consideraban contradictorios.

 

El capítulo 18 del libro del profeta Ezequiel está dedicado totalmente a la cuestión de la responsabilidad personal y es independiente de las tradiciones ya mencionadas. Léase todo el capítulo, pero sobre todo Ez 18,4 y 18,19-23. El profeta afronta en este capítulo la posible interpretación errónea de Dt 5,9 y Ex 24,7.

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?