German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 74:

¿Es la borrachera un pecado? Si es así, ¿cómo pueden los cristianos usar algo que induce a la embriaguez (el vino) en la celebración litúrgica e incluso hacerlo en el nombre de Dios? (TR)

 

Respuesta: El vino tiene una gran importancia en la Biblia. Puede verse hasta qué punto es apreciado en la historia que se nos cuenta de Noé, el padre de la humanidad renovada, el cual plantó una viña (Gn 9,20). Se alaba el vino en Jue 9,13 y Sal 104,15; pero también advierte la Biblia contra sus excesos (Is 5,11s.; Am 6,6; Prov 20,1; 23,31ss.; Eclo 19,2; Ef 5,18; 1 Tim 3,3-8; 1 Pe 4,3).

 

En el libro del Eclesiástico leemos lo siguiente:

 

Con el vino no te hagas el valiente, porque a muchos ha perdido el vino. El horno prueba el temple del acero, así el vino los corazones en una riña de orgullosos. El vino es vida para el hombre, siempre y cuando se beba con medida. ¿Qué es la vida para quien le falta el vino? Fue creado para alegrar al hombre. Alegría del corazón y regocijo del alma es el vino bebido a tiempo y con medida. Amargura del alma, el vino bebido con exceso por incitación o desafío. La embriaguez enfurece al insensato hasta hacerle caer, debilita sus fuerzas y le ocasiona heridas. En un banquete no reprendas a tu vecino, no te burles de él, si se pone alegre (31,25-31)

 

Siguiendo la lógica de la pregunta, sería un error usar un cuchillo porque utilizado equivocadamente puede provocar un grave daño. Con este tipo de cuestiones, lo que a la ética cristiana le preocupa solamente es evitar el exceso.

 

Hablando de forma más general, podemos decir que para evaluar moralmente el uso de los medicamentos, el alcohol y las drogas, conviene advertir que algunas sustancias son usadas para fomentar las reuniones sociales así como los médicos utilizan las drogas para tratar las enfermedades. Sin embargo, son reprehensibles si se usan como estupefacientes y quien las consume pierde el control de sí mismo. El uso de sustancias que provocan adicción física o psicológica y hacen que se debilite o se destruya el carácter moral y la libertad de quien las utiliza, no es moralmente aceptable. Una de las precondiciones para el cumplimiento de la finalidad de la vida es que cada uno intente ponerse sus propios límites, controle el exceso o se abstenga (Katholischer Erwachsenen Katechismus, vol. 2, Leben aus dem Glauben, Herder, Friburgo 1995, p. 278).

 

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?