German
English
Turkish
French
Italian
Spanish
Russian
Indonesian
Urdu
Arabic
Persian
Casa     Citas Biblia y Corán     Preguntas     Responsables

Pregunta 80:

1 Cor 14,34-35 leemos: Las mujeres cállense en las asambleas; que no les está permitido tomar la palabra; antes bien, estén sumisas como también la Ley lo dice. Si quieren aprender algo, pregúntenlo a sus propios maridos en casa; pues es indecoroso que la mujer hable en la asamblea. Actualmente hay mujeres que son sacerdotes. ¿Ha dejado de ser válido el evangelio? (TR)

 

Respuesta: Mujeres y hombres han sido creados igualmente a imagen de Dios (Gn 1,27). No tienen un valor diferente. Por consiguiente, toda discriminación de la mujer, como ha ocurrido en la historia de la cultura y la civilización, está en contradicción con la voluntad original del creador. La igualdad entre el hombre y la mujer constituye una verdad sagrada de la revelación de Dios para el mundo y para la iglesia.

 

Mediante sus acciones, Jesús clarificó la igualdad y la dignidad de las mujeres. Las mujeres cuentan tanto en sus discursos, sus acciones y su amor por la humanidad como los hombres. Permitió que las mujeres lo siguieran y lo apoyaran (Lc 8,1-3), defiende a la prostituta menospreciada (Lc 7,36-50) y traspasa los límites de su sociedad (Jn 4,27) y los tabúes religiosos (Mc 5,25-34).

 

La iglesia primitiva asume la intención de Jesús al subrayar la igualdad de estatus y dignidad entre las mujeres y los hombres, y liberarlas seriamente de las restricciones y limitaciones habituales de su tiempo. Pablo remite al bautismo, en el que se superan todas las diferencias previas y todos los bautizados son exactamente lo mismo en la unidad de Cristo. Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, pues todos sois uno en Cristo Jesús (Gal 3,27ss.). Esta afirmación teológica fundamental, que redefine el orden creado en la nueva creación que Cristo realiza, se dirige a la superación de todas las barreras y restricciones que existían hasta entonces.

 

La traducción de esta consciencia teológica al campo de la acción fue difícil incluso para Pablo (véase 1 Cor 11,2-16, donde aparece la oración citada en la pregunta), aunque llamaba a las mujeres a participar plenamente en la vida de la comunidad e incluso admitía que ejercieran el rol de dirigentes y líderes (véase Rom 16,1-5) y de misioneras (véase Rom 16,7). Sin embargo, después de Pablo aumentó la tendencia a restringirlas al ámbito doméstico (compárese 1 Cor 14,34ss. con 1 Tim 2,11-15 y también con 1 Pe 3,1-6; Tit 2,5-11 y 1 Tim 5,11-14). El mandato de que los hombres amen a sus mujeres, que también formaba parte de la ética greco-romana, se profundiza en Ef 5,25-32 en el contexto del hogar cristiano: Maridos, amad a vuestras mujeres, como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella (5,25). El ejemplo del amor servicial de Cristo tenía que cambiar la actitud del hombre hacia su esposa, dándole amor en lugar de ejercer su poder patriarcal. Además, en Ef 5,21 se ordena a todos los cristianos, hombres y mujeres, lo siguiente: Sed sumisos unos a otros por temor a Cristo.

 

Ya en el ámbito de la doctrina de la iglesia, encontramos una serie de cuestiones realmente difíciles tanto para la Iglesia Católica como para la Ortodoxa. Una de las muchas y ampliamente discutidas cuestiones es el problema del acceso de la mujer al oficio de sacerdote o pastor. En su dignidad humana y cristiana, las mujeres son iguales a los hombres. Por consiguiente, las mujeres deberían gozar de la misma posición en todos los aspectos del discipulado. Sin embargo, en 1976, la Congregación para la Doctrina de la Fe volvió a defender que, por el ejemplo de Jesús y toda la tradición de la Iglesia, la Iglesia Católica no cree que sea posible admitir al sacerdocio a las mujeres. No se trata de una decisión dogmática definitiva. Sin embargo, los argumentos de la Escritura son muy importantes y debe dárseles más peso que a los argumentos que proceden de la exigencia de igualdad entre el hombre y la mujer en el orden secular. Además, en relación con la cuestión del oficio, la Iglesia Católica no quiere situarse en un camino diferente al de la Iglesia Ortodoxa.

 

En la Iglesia Anglicana, como en muchas otras iglesias protestantes, las mujeres actúan como pastoras e incluso como obispas.

 

Contáctenos

J. Prof. Dr. T. Specker,
Prof. Dr. Christian W. Troll,

Kolleg Sankt Georgen
Offenbacher Landstr. 224
D-60599 Frankfurt
Mail: fragen[ät]antwortenanmuslime.com

Más información sobre los autores?